You are here

Ayurveda: secretos de sanación natural

 

A pesar de ser una de las medicinas alternativas más antiguas que existen, pocos han escuchado acerca de Ayurveda. Esta ciencia de sanación nació en la India hace más de 5.000 años y es un pariente cercano de Yoga que se enfoca en la sanación física y mental, y promueve el desarrollo de nuestra conciencia y la conexión con nuestro espíritu.

 

Ayurveda considera que cada persona es completamente única. En vez de ser parte de una estadística, la persona recibe un tratamiento específico no solo según el estado de su cuerpo, pero también de su mente y espíritu. Cada persona tiene necesidades únicas: si no aprendemos cómo manejar nuestros desequilibrios estaremos propensos a la enfermedad.

 

Ayurveda también nos invita a reconocer la raíz de nuestros problemas de salud. Las dos preguntas más importantes que prevalecen en la mente de un profesional ayurvédico siempre deben ser: ¿Cuál es la causa del desequilibrio? ¿Qué modificaciones de estilo de vida lograrían revertir la enfermedad? Por ejemplo, Pedro, quien padece síntomas digestivos crónicos, se podrá beneficiar al acompañar sus comidas con un té de jengibre o con un antiácido herbal (o incluso farmacéutico). Sin embargo, si Pedro no cambia los alimentos que ingiere, para que estos sean apropiados para él, si sigue comiendo de manera inapropiada (siempre a toda prisa y sin masticar) y continúa combinando sus alimentos de manera errada, su enfermedad realmente no sanará. Es esencial realizar un cambio de hábitos de manera gradual y sostenible.

 

A nivel físico, Ayurveda se enfoca inicialmente en sanar el sistema digestivo. Esto es debido a que un sistema digestivo débil conducirá a que nuestros tejidos sean débiles, e incluso creará inestabilidad mental. Síntomas como la flatulencia, el estreñimiento, las heces sueltas, eructos, e hinchazón abdominal, son señales de alerta que debemos escuchar para mantener nuestro sistema saludable. Elenfoque principal de Ayurveda está en la prevención, pero si se presentan síntomas específicos en otros sistemas del cuerpo, cuenta con una gran variedad de herramientas para tratarlos. 

 

Una de estas herramientas son los productos herbales. No solamente es importante que sean naturales y libres de pesticidas, sino que deben ser prescritos de manera individual para alcanzar el mayor potencial. Ya sean hierbas de la India o de las américas, estas medicinas herbales ayudarán a sanarnos un poco más rápido pero si no se trabaja la causa de la enfermedad, no serán de mucho beneficio pues los síntomas volverán a aparecer.  

 

Otra herramienta muy valiosa consiste en las terapias corporales, las cuales pueden ser aplicadas con el propósito de rejuvenecer o desintoxicar. Tratamientos como el abhyanga o masaje ayurvédico con aceite, sincronizado con cuatro manos, relajan profundamente la mente y todos los tejidos del cuerpo. Tratamientos específicos como la terapia de marma trabajan con el equilibrio energético, y otros como los faciales ayurvédicos promueven la belleza y el bienestar.

 

En Ayurveda se dice que no solamente somos lo que comemos, sino también lo que olemos, lo que vemos, lo que oímos y lo que tocamos. Es por eso que Ayurveda nos invita a cambiar no solamente nuestra alimentación sino todo nuestro entorno sensorial de acuerdo a nuestras necesidades personales.

 

No obstante, Ayurveda no se limita a la sanación del cuerpo. Un verdadero tratamiento ayurvédico incluye la sanación de heridas y traumas emocionales, y se enfoca en el desarrollo de la conciencia. Es aquí donde aprendemos una variedad de herramientas para manejar nuestras emociones de manera responsable, donde incluimos técnicas de Yoga para promover el equilibrio mental, donde practicamos meditación e introspección y donde se utilizan una variedad de herramientas para sanarnos a nivel psicológico. Muchas de las enfermedades físicas son precedidas por desequilibrios mentales, por lo que si queremos erradicarlas completamente, debemos sanar nuestra mente.

 

Las personas que comienzan un tratamiento ayurvédico observan cambios profundos en su salud y su bienestar en todos los niveles, incluso identificando y trabajando con desequilibrios que no reconocían inicialmente. Ya sea que la persona desee aprender cómo vivir de manera saludable según sus necesidades particulares, o cuando ya hay una enfermedad específica, Ayurveda nos brinda una gran variedad de herramientas y tratamientos para restaurar nuestra salud. Algunos comienzan recibiendo un excelente masaje con aceite en un spa, otros desean aprender a dejar de fumar. Algunos quieren profundizar en su práctica de Yoga, otros quieren aprender a manejar su diabetes o a prevenir el cáncer. Sea cuál sea el caso, Ayurveda nos lleva a un camino donde aprendemos a sanarnos a nosotros mismos y a vivir en armonía con nuestro ambiente.