Filosofía y Objetivo del Yoga

     El objetivos de Yogai son siempre los mismos y todos entan enfocados en encontrar la verdad de manera intuitiva. La mente humana no está nunca satisfecha y sólo encuentra la felicidad temporal en los objetos externos. A través de las técnicas del Yoga se puede entender el propósito de la vida y vivir en un estado de compasión y apertura.

     Yoga puede ser practicado mediante un enfoque científico. Las enseñanzas instan a los estudiantes a buscar la Verdad usando datos empíricos, y se busca que trascienden los sentidos, la mente y el intelecto. El profesor es sólo un instrumento que muestra el camino, pero es el estudiante el que lo debe seguir.Las religiones del mundo una vez se basaron en la comprensión de la Verdad segun experimentada por un maestro, quien después compartió esas técnicas con amor. Lamentablemente, hoy en día las religiones se  pueden centrar demasiado en la predicación y los rituales, dejando tras de sí la verdadera fe sobre la base de la libre experiencia. Yoga no está limitado por las enseñanzas de un gurú o maestro y acepta diferentes filosofías religiosas. El único requisito para la práctica de yoga es ser sincero y dispuesto a buscar la verdad.
 Incluso cuando se está lejos de alcanzar la Verdad, la práctica de yoga puede dar lugar una experiencia de conocimiento, fuerza y paz interior. En última instancia, el Yoga conducirán al hombre a entender su papel en el universo, no afectado por ningún estímulo externo, y libre de sufrimiento, en un estado permanente de sat-chid-ananda (existencia, conocimiento y la felicidad absoluta).


El Ser como Sat-Chit-Ananda (existencia, conocimiento y Felicidad Absoluta).

El Ser está más allá de los cuerpos físicos, astrales y causales. Estos son sólo los vehículos del cuerpo. El Yogi debe darse cuenta de que el Ser es lo mismo que lo Absoluto, y llegar a auto-realización, y en última instancia, a la libertad. Sin embargo, ¿cómo puede uno darse cuenta de esta verdad? Puede ser realizado a través de la libre investigación disciplinada y con la orientación de las escrituras y el maestro espiritual. Además, como dijo Sankara, este tipo de conocimientos no pueden ser adquiridos sólo de libros, sino que debe provenir de la observación empírica. Para ello, la mente necesita ser purificada por el servicio y la devoción.
Hay muchos caminos para darse cuenta de la verdad última. El Yogi indaga dentro de lo que es permanent y descubre su verdadera naturaleza. Vedanta afirma que el núcleo de los deseos humanos es el deseo de existir, de conocer y de ser feliz. Ninguna de estas tres cualidades es temporal y llevan al verdadero Ser. Cualquier limitación del Ser se ha impuesto por si mismo: nada puede limitar el Dios omnisciente.  Siempre que uno se identifica con el cuerpo, o con las modificaciones de la mente, uno no puede darse cuenta de su verdadera naturaleza. La filosofía yóguica afirma que sólo por la realización se puede lograr la paz, la alegría y la liberación que todo el mundo se esfuerza por lograr.

Conquista de la Muerte

     La filosofía yóguica explica que las acciones que se han realizado esperando cualquier resultado, ya sea bueno o malo, lograr karma, y nos ata a la rueda de nacimiento y muerte (samsara). Tanto el cielo y el infierno son sólo de carácter temporal, y una vez que se la experiencia, uno debe volver y seguir su evolución. Es cierto que la evolución llega cuando el Ser se realiza, y en ese entonces cesa el miedo a la muerte.
Hay tres limitaciones a la meditación. En primer lugar, el egoísmo (Malai) se encuentra en todos los seres, en distintos grados, y puede ser removido a través de servicio desinteresado (Karma Yoga). En segundo lugar, echando de la mente (Vikshepa Shakti), que causa inestabilidad, pueden ser eliminadas a través de pranayama, la devoción y cantando. Por último, el poder de la mente (Avarana Shakti) oculta la realidad de la Autonomía. Esta última impureza, la más sutil de todas, puede ser eliminada a través de la meditación y la investigación en búsqueda de la verdadera naturaleza del Ser.
La muerte se define como la servidumbre del alma. Así, la conquista de la muerte se logra una vez el alma es liberada. Una vez que el árbol de limitaciones a la realidad se borra, los yoguis pueden disfrutar de la paz, la alegría y la liberación que todo el mundo se esfuerza por lograr.