You are here

Un masaje facial ayurvédico: una experiencia inolvidable

Artículo escrito por el Dr. John Douillard, DC

Un facial ayurvédico no es un facial estándar. El masaje facial ayurvédico tiene una duración entre 60 y 90 minutos y es una experiencia profundamente relajante, calmante y transformadora. El facial es, sorprendentemente, uno de los tratamientos más poderosos entre las terapias ayurvédicas.

En Ayurveda tratamos el cuerpo de acuerdo con un sistema sanación natural. De hecho, hay siete tejidos o sistemas que tratamos con prioridad. Estos son conocidos en Ayurveda como los “dhatus”. Vamos a hablar de los dos primeros aquí. El primero de los siete se llama el "rasa dhatu " o la linfa del cuerpo. El segundo es la sangre o el “rakta dhatu”.

La medicina occidental evalúa la salud mediante la medición de la calidad de la sangre. El sistema circulatorio es como los grifos de una casa y el sistema linfático es equivalente a los desagües. Si los desagües están tapados, esto con seguridad afectará la sangre, lo que causa una perturbación. Por medio del tratamiento de la linfa a través de la piel, estamos impidiendo esencialmente que surja un desequilibrio en el torrente sanguíneo. Cuando este desequilibrio se encuentra en la corriente sanguínea, ya se ha manifestado plenamente la enfermedad y se puede monitorear por medio de la  medicina alopática.

El facial ayurvédico facial es único, ya que estimula el drenaje linfático de la piel hacia el sistema circulatorio. Si la linfa es lenta, entonces la piel, que es drenada por la linfa, se seca, se arruga, desarrolla acné, puntos negros o blancos, y hay una incapacidad de tolerar el sol o el clima, y, básicamente, se convierte en un órgano no funcional.

La piel es la cuarta ruta de salida más importante para que las impurezas se excreten fuera del cuerpo, luego del hígado, los riñones y el colon. Si la piel se seca y se intoxica por el medio ambiente y la linfa se congestiona, la piel se vuelve no funcional. Estas impurezas que serían eliminadas por la linfa y la piel serán desviadas en los músculos, las articulaciones y las células grasas, lo que crea problemas allí, y aumentando la edad de la piel.

Durante el facial ayurvédico se utilizan productos totalmente naturales, sin químicos ni conservantes. El cuidado de la piel desintoxica los tejidos profundos de la piel, provoca un flujo linfático equilibrado, y restablece la vida, el vigor y la función de la piel.

Una vez que la piel se desintoxica y la linfa se está moviendo adecuadamente los residuos de la piel, es posible entonces activar los factores hidratantes de la piel, para asi restaurar la salud de la piel, brindando una función óptima. Pronto necesitará cada vez menos de productos hidratantes y antiarrugas, ya que la piel está restaurando la función normal y la propia hidratación. Los productos ayurvédicos para la cara son "medicina" que se ha diseñado para establecer una salud óptima a través de la linfa equilibrada y una función apropiada de la piel.

Si su sistema linfático está congestionado crónicamente, puede observar algunos de los siguientes síntomas:

Arrugas

Piel seca

Marcas en la piel o lunares

Eczema

Erupciones

Picazón en la piel

Edema o acumulación de líquidos

Alergias

Disfunciones de la tiroides

Alteraciones de la inmunidad

Dolores de cabeza

Dolor de garganta

Fatiga

Dolor en los pies por la mañana

Dolor muscular o articular que puede moverse alrededor del cuerpo

Durante un masaje facial ayurvédico también se trabaja con las manos, los pies, la espalda y el cuello. Todas estas áreas son puntos de control linfático en el cuerpo. El facial en Ayurveda no es sólo una experiencia estética, sino una terapia ayurvédica profunda y eficaz, diseñada para restaurar la función óptima de la linfa y la piel, eliminando el estrés, mientras que traer un profundo sentido de paz y tranquilidad a todo el cuerpo.

Ayurmed recomienda los productos de LifeSpa diseñados por el Dr. Doullidard. Si usted está interesado en aprender a ofrecer un masaje facial ayurvédico, puede comunicarse con la Escuela de Ayurveda de California.

Traducido por Santiago Suarez, C.A.S.