You are here

Cristaloterapia

Una de las razones por la cual el cuarzo es tán eficaz, es que su matriz esta formada por tetrahedros*. Los tetrahedros están compuestos de cuatro triangulos y tienen una forma piramidal. Innumerables cantidades de estas formas se agrupan de una manera muy precisa para formar la matriz del cristal. Como nosotros sabemos, las pirámides son grandes amplificadores de energía. Los cristales toman la energia a través de sus terminaciones. Los cristales tienen una de las capacidades de frecuencia más altas de todo el reino mineral. Además el cuarzo es el cristal más versátil y de más amplio espectro, nativo de este planeta. No solo canaliza luz blanca, sino también cualquier otro color en existencia.

Para apreciar el valor de trabajar con cristales en sanación, es importante, primero considerar, cuanto de nuestro mundo, incluido el cuerpo humano, es
básicamente cristalino en su estructura y sustancia. El elemento más abundante en el cuerpo humano es el agua, que es una forma de cristal liquida. La sangre también es cristal liquido. Dentro del cerebro, las glándulas pineal y pituitaria están compuestas de substancias cristalinas, como también las otras glándulas dentro del sistema endocrino. Asi, usando cristales para trabajar sobre nuestro cuerpo, tenemos la posibilidad de programar la naturaleza cristalina de nuestros cuerpos físicos.

Podemos decir que tanto los sistemas cristalinos que se encuentran en nuestro interior, como los cristales que se hallan en el planeta, forman entre ellos un sistema energético de red que se mantiene en un perfecto y constante equilibrio. Cuando ambos sistemas se utilizan conjuntamente y de manera consciente, se puede interaccionar con las energías de los seres organicos, de una manera efectiva y duradera.

Aqui es donde reside la utilidad de los cristales de cuarzo, gemas y matrices cristalinas. Cuando estos entran en contacto directo con los campos electromagnéticos de los seres orgánicos, se produce una equilibración, transformación y estabilización de las energías de los mismos por la conocida Ley de Resonancia Morfica*.

Los cristales de cuarzo emiten una energía natural comparable a la electricidad o el magnetismo, que aún no ha sido totalmente descifrada.

Si nuestra intención es sanar o transformar nuestro entorno el cuarzo logrará armonizar, unificar y balancear nuestro campo energético vital al interactuar con el mismo mediante diversas formas de vibración, tales como el pensamiento, la musica, el color, el aroma, el tacto, etc. Cualquiera de estas manifestaciones amplificará y enaltecerá nuestras energías, sanando y transformando nuestro ambiente y situación.

Al utilizar cristales para curación, se trabaja con los sistemas que alimentan los niveles celulares o moleculares del cuerpo humano, por medio de vibraciones oscilantes.*

Los cuarzos tienen efectos poderosos para corregir los patrones de energía normal que pueden ser la causa de molestias o enfermedades. Mientras que
se administra un medicamento o cirugia para arreglar el padecimiento en el cuerpo físico, los cristales trabajan con las energías sutiles o etéricas movilizando la energía estancada, al mismo tiempo que estabiliza los niveles de conciencia, por lo que se esta efectuando curación con energía pura.

Los cristales de cuarzo actúan como transformadores y amplificadores de energía, equilibrando y re-energetizando los sistemas biológicos desde su nivel celular.

El cuerpo físico es un campo de energía especializado, en equilibrio dinámico con sistemas superiores de energía que lo alimentan a nivel celular. Esta alimentación se recibe a través de los meridianos, chakras y puntos de acupuntura que corren a través del cuerpo, suministrándole el fluido de energía que requiere cada órgano. Asimismo, corrientes eléctricas fluyen a através de los conductos, las cuales asisten en los fenómenos como cicatrización de una herida, el crecimiento y la reparación interna en general.

A esta energía vital, los Chinos le llaman "Chi", los Indus "Prana".

También existen otros cuerpos sutiles tales como el cuerpo Emocional, Mental y Espiritual.

Estos tres cuerpos no son independientes, sino que trabajan en conjunto y el estado en que se encuentran, es lo que conforma la realidad de lo que es el ser humano en si.

Un cristal puede ser una herramienta para despertar la conciencia, comprender las necesidades, determinar un remedio, aumentar el poder de la visualización, iniciar un compromiso, fortalecer la voluntad, y enfocar u dirigir energías alrededor nuestro. Las tecnicas con cuarzos ayudan a los métodos convencionales de la medicina, a acelerar el proceso de curación.

Su influencia en la raza humana es poco conocida y bastante mistificada, de modo que antes de manipular cristales con fines cuativos es bueno conocer sus beneficios y sus limites.